Libertad, ¿dónde estás?

Libertad, ¡ansiado don!

¿Dónde te has metido?

Por todas partes te busco yo.

Sin ti, temo mi destino.

No recuerdo haberte perdido.

¿Por qué estabas aquí y ahora no?

Realmente, a mí misma me he respondido…

¿Será cosa del amor?

Yo te pido perdón,

no he sido yo misma y también me he perdido.

Esto me pasa por no hacer caso a la razón.

Corazón malcriado y consentido…

Mi mente se ha detenido

por completo. Lo hace siempre al oír su voz.

¡Necesito que vuelvas, mi don escondido!

El sentimiento no puede ser el ganador.

Venga, va, que puede pasar lo peor.

Venga, no me hagas esto, que ya casi me he desvanecido.

Venga, vuelve, mediadora entre la mente y el corazón.

Venga, vamos, que mi estado es tu culpa: tú me lo has permitido.

¡Sé consecuente con tus actos

y vuelve a solucionarlo!

Rima S.

Publicado en la revista literaria La Página Escrita 🙂

Anuncios

Acerca de rimilla

Partidaria de la revolución con palabras, porque son la mejor arma para cambiar las cosas.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Rimas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s