Me quedó tu poesía

Miro a mi alrededor

y todo me hace pensar en ti.

Y es que en toda mi habitación

hay algo que compraste para mí.

En cada esquina, en cada rincón,

estás tú mirándome.

A veces sonríes, otras estás de mal humor.

Sólo soy yo imaginándome

que sigues ahí, y lo cierto es que no es verdad.

¿Y de qué sirve llorar?

¿De qué sirve pensar?

Sólo para amargarse, doy fe.

Por desgracia, bien lo sé.

Y es que te fuiste,

y sólo me quedaron tus regalos

y tu poesía,

aquella que me hizo creer

que no te marcharías.

Y vale más que veinte pulseras,

treinta collares y cincuenta discusiones.

Lo guardaré todo en una caja,

pero dejaré al alcance fácil tu poema

para leerlo cuando me dé cuenta

de que te echo más de menos

de lo que soy consciente ahora en este momento.

Rima S.

Anuncios

Acerca de rimilla

Partidaria de la revolución con palabras, porque son la mejor arma para cambiar las cosas.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Rimas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s