Silencio

Te miro y no dices nada,

porque tú ya lo has dicho todo.

Me miras y no digo nada,

y un silencio raro cae sobre nosotros.

 

Porque yo sí debo hablar,

y siempre me abandonan las palabras

cuando más me hacen falta.

 

Tus ojos me miran

y por ellos los míos respiran.

Esos ojos oscuros

que derriban todos mis muros.

 

Pero no impiden el silencio.

 

Y tu rostro se torna extranjero,

eres para mí alguien lejano y ajeno.

¡Tu rostro, tu cuerpo, tu pelo!

Ahora me observas severo.

 

Y yo juro que quiero,

quiero hablar pero no puedo,

estoy atada a este silencio,

a dejarlo todo en pensamientos.

 

Y tú hablas, y me dices

que no puedes entrar en mi mente,

que muestro un silencio indiferente,

que ya te rindes.

 

Y te levantas y te marchas,

me dejas sola con el silencio,

ese silencio por el cual te pierdo.

 

Por no decirte que te quiero.

Rima S.

Anuncios

Acerca de rimilla

Partidaria de la revolución con palabras, porque son la mejor arma para cambiar las cosas.
Esta entrada fue publicada en Rimas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s