Carta final

Cuando ya ven

que no pueden hacerte ver

lo que ellos quieren que veas

es cuando de verdad empieza el problema.

Y sabes que es grave

cuando ya no te quedan lágrimas,

cuando no sientes más que lástima

por ti y por los que tratan de “avisarte”.

¿Y ahora qué haces, cuando te repudian

por no seguir la corriente de todos,

por no obedecer como un perro la voluntad ajena?

¿Qué les importará, si todos los ríos llevan al mar?

Y sabes que no puedes hacer nada,

tus únicas armas son las palabras,

pero decides mantener la boca cerrada.

Porque llevas perdido hace ya semanas.

O más.

¿Y qué crees que haré? ¿Qué voy a hacer yo?

¿Convertirme en una imitación

de las personas

que a su vez son copias de otras?

Porque la gente tiene miedo

de lograr ser estrellas fuera del cielo

y la sociedad no consiente

que pueda haber alguien diferente.

Mas yo te aviso, amigo:

pasa siempre desapercibido

y reprime tus sueños

y cuando despiertes un día estarás muerto.

Morirás por dentro aunque vivas por fuera;

aunque siempre valorarán más tu apariencia,

jamás hallarás cama en que puedas dormir tranquilo,

pues te chuparon las ideas como auténticos vampiros.

Y ya ves lo que hay:

maldades y dobleces,

¡juicios de quien no sabe

ni conoce aquello que juzga!

Y firmo esta carta final, amigo,

sin saber qué va a ser de mí en el futuro.

Sólo puedo actuar como yo, contradecir al mundo…

Después de todo no puedo ser feliz tras haberlo conocido.

Rima S.

Anuncios

Acerca de rimilla

Partidaria de la revolución con palabras, porque son la mejor arma para cambiar las cosas.
Esta entrada fue publicada en Rimas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carta final

  1. Cristina dijo:

    Bonita carta sin duda, bonita por decir la verdad ante todo, por aclarar los que todos rehuyen con miradas, que somos cobardes por no poder combatir cada día con aquellos que pretenden hundirnos en su miseria.
    Ya hace tiempo que pienso igual, y hace tiempo que deje de luchar contra aquello que me oprimía simplemente decidí ser quien soy y el miedo poco a poco se fue esfumando. Ser la rara ya no es mi problemas es el suyo por no aceptarse a si mismos.
    Y tal vez, sea un poquito como el penúltimo verso, contradiciendo al mundo, yendo contra marea, contra esta sociedad egocéntrica y envidiosa, entre otros miles defectos que tiene. ¿Qué será de tu futuro? Tu que decides ser tu misma tienes mas posibiladades de hacer realmente lo que queras que los demas que bajan las miradas y obecen a lo que supuestamente debemos de hacer, por lo que nos dicen unos u otros.

    Si quieres pasarte por el mío cuando tengas un ratito: http://asahi-cassiopea.blogspot.com.es/

    Cristina

    • rimilla dijo:

      Hola, Cristina 🙂 Muchas gracias por tu comentario y tu apoyo, es bueno saber que hay más gente que se rebela contra la hipocresía y la presión social. Sin duda voy a pasarme por tu blog en cuanto pueda 🙂 ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s