Granada

Morena y de ojos grandes,

inocente cual niña pequeña,

tolerancia y tradición, en esa mirada

de aquella chica con el collar de granada.

La chica de la granada

(así la llamaban)

salía por las tardes y atravesaba el pueblo

para ir a recoger agua.

No tenía grandes lujos,

ni allí ni en su ciudad;

y sí, en este último lugar

podía tener más y más,

pero no era ambiciosa,

tampoco soñaba

con grandes cosas,

pensaba quizás en lo esencial…

La chica del collar de granada

(¿Dónde lo vería,

quién le daría

ese collar?)

buscaba la felicidad

en pequeños detalles,

le gustaba hacer sonreír a las personas,

cuidar de los demás,

como una madre.

Tenía sus principios,

inamovibles como las montañas,

a pesar de que los tiempos cambiaban,

pero la chica de la granada

sabía elegir por qué ser influenciada.

¿Quién le daría ese collar?

¿Lo llevaba por compromiso,

o de verdad le gustaba?

Tal vez había otros collares más bonitos,

pero a ella le gustaba su granada,

porque no a todos nos gusta lo mismo,

ella era libre de elegir, y le gustaba su granada.

Morena y de ojos grandes,

única y muy querida,

hay tolerancia y tradición en esa mirada

de aquella chica con el collar de granada.

Rima S.

Anuncios

Acerca de rimilla

Partidaria de la revolución con palabras, porque son la mejor arma para cambiar las cosas.
Esta entrada fue publicada en Rimas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s